Recursos Orientación Educativa: Educación Infantil, Educación Primaria, Educación Secundaria.

-

-

.

.
Con la tecnología de Blogger.

Buscar:

Blogger templates

viernes, 4 de noviembre de 2016

jueves, 3 de noviembre de 2016

TDAH y el cerebro


Vídeo didáctico animado que muestra de una forma sencilla qué es lo que sucede en el cerebro de un niño que padece el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad. Muy práctico para comprender la base del trastorno y los síntomas que se asocian a éste.


EL CEREBRO DEL NIÑO EXPLICADO A PADRES


Ponencia de Álvaro Bilbao: "El cerebro de nuestros hijos", en www.gestionandohijos.com 


En la ponencias nos brindar cuatro ideas fundamentales para ayudar a nuestros hijos a cuidar su cerebro. El adecto, que no debemos confundir con la sobreprotección, el ejercicio físico para oxigenar bien el cerebro, la nutrición neurosalusable y la gestión del estrés y el autocontrol son las claves que nos brinda este neuropsicólogo que considera que si enseñamos a cuidar el cerebro tendremos hijos más felices.

Álvaro Bilbao es Doctor en Psicología de la Salud y Neuropsicólogo, además de autor de libros como "El cerebro del niño explicado a padres", "Cuida tu cerebro" o "Me falla la memoria" http://saludcerebral.com/ 

miércoles, 2 de noviembre de 2016

CULTURA DEL ESFUERZO


Fuente: Orientación Educativa Sistémica (Facebook).

¿Por qué la “cultura del esfuerzo” contribuye al fracaso escolar?
.
Frente a la “cultura del esfuerzo” cabe otra acepción de cómo entender el “esfuerzo”, que no supone una renuncia (o “bajada”) de la exigencia, y que conlleva otra forma de trabajar este concepto en la escuela y en la familia. Y es entender el esfuerzo no como un fin en sí mismo, sino como un medio para conseguir algo a través de un proyecto, etc. De esta manera el esfuerzo deja de consistir en hacer exámenes, deberes o ejercicios, y de reproducir de manera acrítica los contenidos de un programa pre establecido, y se vincula a valores como el compromiso, el tesón, la constancia, la tenacidad, la convicción, el trabajo exigente, etc. donde lo relevante es el sentido que tiene lo que se hace.

También, de esta forma, el esfuerzo se pone al servicio del talento, la creatividad, la producción de conocimientos y de nuevas formas de pensar, porque casi siempre hay alternativas para conseguir lo mismo de mejor manera y con menos esfuerzo. De lo contrario, en palabras de José Miguel Bolívar, la “cultura del esfuerzo” lo que hace es producir borregos esforzados, lo cual según las circunstancias puede ser casi, casi, peor que tener vagos redomados.